Cuando vosotros queréis una moto de segunda mano

Cuando decidimos adquirir una moto que ya ha sido usada siempre es bueno tomar en cuenta ciertos aspectos con el fin de obtener la mejor oferta, existen aspectos importantes que siempre deben estar presentes, con el objeto de dar mucha más seguridad en el comprador.

En primera instancia para muchos que sueñen con tener una moto seguramente comprar una nueva de agencia sea toda una tarea laboriosa y de gran empeño, por lo que para muchos la opción de una moto ya usada es una gran alternativa, pero como ya hemos mencionado, es bueno considerar ciertos detalles.

Modelos particulares

Existen diversos precios siempre dependiendo de los modelos y las marcas de las cuales disponen muchos, siempre hay los que piden mucho y otros que pecan de inocentes y se venden bastante bajo en comparación con el resto.

Hacer posible tanteos en el mercado local es una de las mejores opciones al momento de la adquisición de un ejemplar. Buscar en la web es una posible solución, sobre todo al momento de comparar precios. Los posibles problemas que se pueden presentar es que una moto de segunda mano tenga muchos defectos, o que haya que hacerle demasiada correcciones y que es muy probable que este tipo de  situaciones acarreen gastos, sin embargo, siempre hay que tener en cuenta que estas son reparaciones que se deben hacer igualmente.

Revisión de los kilometrajes

Este simple detalle en la compra de cualquier tipo de transportación es de suma importación, este aspecto define si el vendedor fue la persona original que adquirió la moto, que tanto se ha gastado el motor, que tanto ha sido usada la moto, si alguna vez ha sufrido un desperfecto.

Otro dato importante que indica si un kilometraje es alto es el desgaste que presenten los discos de los frenos, por lo que han sido más usados presentan un escalón de diferencia con los menos usados y si estos que estén usando sean los originales o ya hayan sufrido un cambio.

Un motor en buen estado

Una de las principales características de un motor en buen estado es que esta pueda prender fácilmente aun cuando se encuentre fría, cuando una moto ya ha suido calentada previamente al momento de  visualizarla es porque probablemente posea algún problema mecánico, así que este es el momento de desconfiar abiertamente. Es importante siempre escuchar el arranque de una moto y cómo se comporta al momento de hacerlo. Es importante mirar y tener en cuenta el color del humo al momento de encenderla, este debe permanecer sin ningún color en particular.

Comprobación de otros elementos

Existen otras particularidades de las motos que es importante revisar por ejemplo el chasis, es una de las partes de la moto que se debe encontrar en buen estado, que las soldaduras sean las originales de fábrica, otro detalle son las ruedas que estas no estén tan gastadas, o estén deformes esto podría indicar un problema de chasis o implemente que la presión este mal.

Evidentemente es primordial probar la moto manejándola ya que de esa manera es como se logra comprobar que no existan detalles extras, como posibles daños en los amortiguadores, frenos, pedales, en la transmisión, que la cadena se encuentre en buen estado.

Las pruebas en marcha son indispensables, en este tipo de motos siempre se debe estar al pendiente de toda esta cantidad de detalles para no sufrir de problemas en eventualidades futuras.