El mejor equipamiento para un motero en carretera

Lamentablemente, cada poco tiempo vemos, escuchamos o leemos en las noticias de los medios de comunicación españoles desgracias que tienen como protagonistas a personas que iban sobre una motocicleta. Y es que la vulnerabilidad ante coches y camiones de las motos es grande. Para ponerse en carretera, el motero debe ir provisto del mejor equipamiento y de las mejores comodidades, para que todo sea un poco más favorable.

Así, llevar siempre, pero siempre, puesto el casco debe ser sin duda la primera premisa. Muchos modelos, colores y diseños son tenidos en cuenta por los amantes de las motos a la hora de comprar un casco; esto resulta normal, porque la estética también juega un papel importante tanto en nuestra sociedad como el universo propio de los moteros. Pero también hay que tener presentes otras coordenadas y prioridades a la hora de adquirir un casco. Éste debe adaptarse perfectamente a la forma de la cabeza, debe tener una pantalla que ofrezca visibilidad nítida y completa, debe tener un material resistente y que sea capaz de salvar una vida, debe ser cómodo para no tener nunca la tentación de quitarlo –aunque sea de manera momentánea- y debe tener el visto bueno de los profesionales.

Disponer de un mono de cuero resistente o de otro material parecido será también importante. Y es que, en caso de caída, la piel es una de las primeras víctimas del proceso de abrasión, algo que puede quedar en parte paliado o subsanado por el atuendo, mono o traje. Un mono específico para moteros siempre será más recomendable que ropa de uso cotidiano.

Las botas son otro componente estético importante para cualquier motero; pero, ojo, las botas tienen que ser compatibles con la total sensibilidad de pies y piernas, ya que esto puede afectar al pilotaje y evitar cualquier contratiempo. Con los guantes ocurre igual, resulta trascendental que los dedos tengan plena autonomía para el tacto.