Equipación para niños: extrema su protección

Los niños son siempre los más débiles, también cuando viajan en moto. Cuidar su seguridad no es una cuestión menor y es importante extremar la medidas y, sobre todo, no escatimar en gastos. Un golpe que a un adulto apenas le causará heridas a un niño puede afectarle gravemente y, si no lleva la equipación adecuada, aún más.

Hay que fijarse en todo, absolutamente en todo, pero con mucho más detenimiento que en el caso de los adultos. Empezamos hablando del caso, lo fundamental es que sea de su talla, si no lo es no le protegerá, así de sencillo. Pero incluso siendo el adecuado en este sentido, hay que buscar un casco apropiado para el uso que se le va a dar, en ciudad o por el campo, en ambos casos hay casos apropiados. Y otro consejo: nunca sobran unas gafas para proteger los ojos del pequeño.

El casco es solo una parte de la equipación que siempre deben llevar los más pequeños. Los guantes son también fundamentales, incluso en ciudad, porque como en el caso de los cascos, hay infinidad de modelos para que los pequeños vayan protegidos y a la vez cómodos. Se debe buscar, eso sí, guantes que sean traspirables y, a ser posible, impermeables.

Y un aspecto que no siempre se tiene en cuenta: el asiento. Al igual que los niños tienen asientos o elevadores específicos para ir en coche según su edad peso y estatura, también lo hay para viajar con ellos en moto. Conviene no olvidarlo, el niño debe ir perfectamente sujeto, por su seguridad y también por la de quien conduce y la del resto de conductores. No hay nada más peligroso que un niño inquieto y mal sujeto en una moto.

Por supuesto, no hay que olvidar lo básico: la moto debe estar homologada para dos pasajeros. La seguridad de los niños cuando viajan en moto no es una cuestión que se pueda tomar a la ligera.